La calma y el silencio
Un amic que ha intentat posar ordre a la seva vida m'ha enviat aquest paràgraf del llibre Así Hablaba Quetzalcóatl. Espero que el trobeu interessant i que us permeti fer una pausa. Almenys aquesta era la seva intenció després de viatjar a Centre-amèrica. Suposo que, sense ell dir-ho, volia que pensem en els valors més humans que es ensenya el Tercer Món i que nosaltres, massa sovint, només els mirem com una terra per explotar comercialment a qualsevol preu.
En aquel tiempo eran muchos los que se retiraban a la soledad de los montes a meditar. Y eran muchos los que en el Silencio de los volcanes nevados y de los pequeños valles ocultos, se buscaban a sí mismos.
Pero Quetzacóatl les decía: Aquellos que buscan el Silencio en la calma nunca lo encontrarán desnudo. Para desnudarlo hay que buscarlo entre el bullicio.
Díganme: ¿De qué sirve a un corazón tener calma en medio de la soledad? ¿A poco no es como la calma que tiene un lago estancado en un valle?
Mas, ¡Que grande es un corazón cuando en medio delas dificultades y los problemas conserva la calma y se viste con el Silencio! Es como el torrente que resbala sereno por la ladera de la montaña.
Algunos van a lugares donde lo más que les molesta es el canto de un pajarillo o el sonido que arranca el viento a las hojas de los árboles.Y piensan: Estoy tranquilo y sereno en este lugar, ya he alcanzado la calma y el Silencio es amigo de mi corazón.
Pero cuando vienen al bullicio, sus pulsos se agitan y sus corazones se alteran, y sus pensamientos chocan con violencia en sus frentes, y yo les preguntaría: ¿Dónde guardaron la calma? ¿Qué morada le prepararon en sus pechos que tan pronto se les fue?
Sepan que aquel que busca el Silencio interiordebe encontrarlo en medio de los ruidos y de las voces y de los gritos, y tomándolo debe sentarlo en su corazón, y al escucharlo ya no oirá hacia afuera sino hacia dentro.
Y enverdad les digo, que ni cien tormentas, ni la explosión de mil volcanes podrían ya nunca separarlo de él.
Para buscar pues, la calma interior, no vayan adonde todo es calma sino adonde no hay paz, y sean ustedes la paz. De esta forma la encontrarán al darla, y la tendrán en la medida en que vean que otros
necesitan de ustedes para calmarse.
Música / Hungry Hearth # Bruce Springsteen

1 comentaris:

Manuela ha dit...

Tìndràs pau Eduard..perquè dones pau...emmig de l'enrenou d'aquest, el nostre món...gràcies.